sábado, 18 de noviembre de 2017

El libro "España vieja patria", más necesario que nunca





Ahora, año y medio después de su publicación, es más necesaria que nunca una amplia difusión del libro "España vieja patria" a lo largo y ancho de ésta, y especialmente, sobre todo y ojalá en Cataluña.

Cuando me dediqué en cuerpo y alma a escribir "España vieja patria" -abandonando durante dos años mi principal y antiguo objetivo de estudiar la historia local y comarcal-, no lo hice como pretendido negocio ni siquiera como uno más de mis gratificantes campos de la investigación histórica, sino acuciado por los peligrosos acontecimientos, que empezaban a convertirse en una gravísima amenaza, tendentes a un golpe de estado secesionista, mediante el cual el Govern de la Generalitat pretende descuartizar España y proclamar una república independiente.

Desde el punto de vista de la razón, la verdad y la justicia, lo peor es la rotura de un proyecto humano e histórico, llamado España, de dos mil años de antigüedad; y, en menor medida, pero también, el desastre social y económico que ello provocaría en millones de ciudadanos, sobre todo los más desfavorecidos.

Pero desde el punto de vista del historiador, lo más triste, lo más penoso es que esa avalancha secesionista, que arrebata sobre todo a la adoctrinada juventud de la sociedad catalana, se fundamente en la ignorancia de la Historia. O, peor aún, en su falsificación.

Era y sigue siendo urgente, vital, un libro de Historia serio, profundo y rebosante de argumentos que dé réplica razonada, documentada, al más furibundo ataque contra el concepto y la unidad de España desde la invasión islámica del año 711.

Y, con ese objetivo, me puse manos a la obra con el proyecto, en forma de libro de Historia, "España vieja patria".
. . .

Ahora bien, pasado ese año y medio, la aventura del libro, en cuanto a difusión y económicamente, puede calificarse como de un rotundo fracaso. Así que me imagino la malsana alegría de uno de mis detractores, que califica mi obra de "infumables tochos de kilo y cuarto que no se los lee ni el tato, a riesgo de sufrir una embolia o, peor aún, un ahogo por vómito propio; un tío haciendo historia de chichinabo y de panfleto de mente enferma e infantil (de infante pasado por sacristía), que defiende ideas de poderosos, porque piensan que ellos también son tigres, cuando no llegan a patéticos ratoncillos se cloaca".

En cuanto a coste, lo único que he conseguido es recuperar de forma apurada el aval de varios miles de euros que hube de adelantar a la editorial para que saliera a la calle.

Y en cuanto a difusión, el fracaso ha sido monumental. Quitando la colaboración "doméstica", siempre agradecidísima por mí, de mis amigos, conocidos y seguidores que adquirieron el libro, el desastre se constata en dos aspectos:

-El absoluto silenciamiento por parte de los medios: remití de mi bolsillo veinte ejemplares a los directores o secciones de Cultura de televisiones, radios y periódicos (El País, El Mundo, ABC...), sin que ninguno de ellos, salvo el "Sur", gracias a Pedro Luis Gómez, se hiciese el más mínimo eco de él.

-Y su ausencia de las vitrinas de las librerías. Primero fue la negativa e incluso el boicot de algunas editoriales y distribuidoras (en caso de que lo publicara yo mismo como autor-editor), con la advertencia de que no se quería distribuir en Cataluña. Seguidamente, la editorial Arguval remitió el libro a distribuidoras de toda España, pero en la absurda forma acostumbrada: el libro se hallaba en las distribuidoras subcontratadas, pero no se encontraba físicamente en las librerías; sólo si un lector llegaba a una librería interesándose por él, ésta lo pediría a las distribuidoras. De forma que, dado que el libro es casi absolutamente desconocido y totalmente invisible, y que, encima, ningún medio ha publicado nada sobre él, los libros fueron siendo devueltos a la editorial.
. . .

Para concluir esta carta, quiero hablarte de tres cosas: su adquisición, su contenido y un informe detallado y curioso sobre su escasísima difusión hasta ahora.

1) Te agradezco la compra del libro, si ya lo hiciste; si no es así, te invito a su adquisición. Y, siempre, en todo caso, te pido que lo des a conocer, que difundas su existencia entre conocidos, allegados, medios y entre todas aquellas personas a las que les duela la epidemia de ignorancia histórica que rodea a los graves momentos por los que atraviesa nuestra patria.

2) En el libro, de 820 páginas de denso repertorio documental, el lector hallará toda la verdad argumentada sobre el origen, la antigüedad y la consciencia de España como comunidad humana e histórica bimilenaria, así como una contundente e incontestable réplica a la tergiversación y manipulación promovida por los políticos y profesorado secesionistas. Tras varios capítulos referidos a los orígenes míticos e históricos, amenamente el lector podrá leer los escritos originales que ya definían a Hispania como patria desde tiempos romanos hasta finales de la Edad Media, incluidos con llamativa naturalidad los de los cronistas catalanes. Verá una dedicación especial a la formación de Hispania como patria, como ente jurídico, como proyecto histórico y como reino, entre los años 500 y 700, desde la ineludible perspectiva de la dinastía regia hispánica, elemento clave de la formación, permanencia y unidad de España: se trata de la parte más trabajada, quizá áspera, pero imprescindible. Un largo epílogo y una crucial addenda pone en su sitio a los disgregadores que pretenden descuartizar España.

Y 3) INFORME, desde la total confianza y sinceridad sobre la difusión del libro hasta ahora, cuando he vendido un ejemplar después del penúltimo, hace siete meses:

-La editorial Arguval editó 1.000 ejemplares, previa entrega, por mi parte de un aval de 4.160 euros. Se acordó que cada seis meses se realizaría una liquidación. Y he aquí las exiguas cuentas de esta atrevida aventura.

-De los 23 euros de precio venta al público, 0'88 se liquidan por IVA. Quedan 22'12, que se reparten entre la editorial, la imprenta, las distribuidoras, las librerías y el autor y avalista, o sea, yo. A mí me corresponden 5'12 euros por cada libro vendido, en cuya cantidad se sobreentiende que iría la devolución del aval adelantado.

-En mayo de 2016 la editorial me liquidó 337 libros vendidos en librerías, excluidos los que yo compré de mi bolsillo.

-En noviembre de 2016, fecha fijada para la segunda liquidación, soporté un jarro de agua fría: no solamente no me liquidarían nada, sino que se me avisaba aque en el futuro quizá debería devolver parte de lo cobrado, pues las distribuidoras habían devuelto parte de los 337 libros que habían liquidado por adelantado, y que en realidad las librerías no habían vendido y sí devuelto.

-De aquellos mil libros, yo compré de mi bolsillo, a menor precio y aparte del expresado aval, 254 ejemplares, veinte de los cuales remití de forma gratuita a los medios de comunicación. Eran libros para vender por mi cuenta, paliando su ausencia de las librerías y para su venta en los actos de presentación.

-Finalmente, de los 234 libros comprados por mí (quitando los veinte remitidos a los medios), he logrado vender 209: un "negocio" no muy halagüeño, si tenemos en cuenta los numerosos gastos, de todo tipo (viajes, propaganda, material...) aparejados. Supongo que algunos de mis amigos y lectores han adquirido el libro en alguna librería; si no es así, les invito a que me lo adquieran a mí directamente.

He aquí, como muestra de la cruda realidad, pero también de la emotiva sinceridad y colaboración de mis lectores, esos 209 libros vendidos por mi cuenta, que se reparten de la siguiente forma:

*En Ardales, 71.
*En Cieza (Murcia), tras el acto de su presentación, 27.
*En Cabra (Córdoba), tras el acto de su presentación, 19.
*En Sevilla, tras el acto de su presentación, 19.
*En Málaga, a través de mis hermanos, 19.
*En Málaga, a través del colaborador Manuel Oses, 10.
*En Barcelona, tras el acto de su presentación, 8.
*En Madrid, a través de la colaboradora Margarita Ruyra, 7.
*En Málaga, por fieles lectores, 7.
*En diversos pueblos de Cataluña, adquiridos por conocidos, 4.
*En Málaga, adquiridos por familiares, 4.
*En Madrid, a través de internet, 2.
*En Chile, por oriundos ardaleños, 2.
*En Álora, por fieles lectores de mis libros de Historia, 2.
*En Teba, por conocidos, 2.
*En Sevilla, por internet, 1.
*En Cádiz, por internet, 1 (y no es Enrique Carbonell, que lo adquirió en una librería).
*En Riogordo (Málaga), a través de un amigo ardaleño, 1.
*En Menorca, a través de una amiga ardaleña, 1.
*En Vélez-Málaga, por Juan Herrera (qepd), 1.
*Y en Barcelona por "Un patriota español anónimo", 1.

¡¡¡Gracias a todos por vuestra paciencia y colaboración!!!

Y no lo olvidéis: el libro "España vieja patria" es más necesario ahora que nunca; sobre todo, entre los que nunca lo van a leer, los más manipulados, en Cataluña y en el resto de España.

Francisco Ortiz Lozano

sábado, 22 de abril de 2017

Igualeja, foto de chiquillos del año 1979

Foto de chiquillos de Igualeja del año 1979.

Durante una semana del mes de julio de 1979 un grupo de quince cadetes de la OJE de Málaga y Ardales recorrió la Serranía de Ronda.

La marcha, organizada y dirigida por mí, llegó en la tarde del día 5 de julio al bellísimo pueblo de Igualeja, donde pernoctamos, montando nuestras tiendas de campaña precisamente en el singular paraje del nacimiento del río Genal.

Ni que decir tiene cómo llamamos la atención de los habitantes del entonces tan escondido pueblo. En cuanto comenzamos a pasear por las calles, numerosos chiquillos de entre unos seis y nueve años se convirtieron en alegre tropa de guías e informadores de todo detalle. Tomé entonces esta foto, que forma parte del amplio reportaje que realicé en aquellos siete días.

Y ahora, casi 38 años después, he estimado curioso publicarla en internet, aprovechando el espacio de mi blog.

Quizá alguno de aquellos niños, que ahora deben andar por entre los 44 y 47 años de edad, se vea y se reconozca, y le cause alegría.

Pongo la foto y detalle de la misma.

Francisco Ortiz Lozano.



sábado, 17 de diciembre de 2016

Entrevista a Francisco Ortiz Lozano en la revista "Guadalpyme" de Álora, sobre "España vieja patria" y otros libros

A través del profesor Tomás Salas, articulista y promotor de actividades y eventos culturales, la revista "Guadalpyme", de Álora, ha publicado en su último número una entrevista, en la que tuve oportunidad de manifestar mis impresiones sobre mis libros, como "España vieja patria", y también sobre el momento histórico que vivimos.

Quiero agradecer públicamente los comentarios tan cariñosos que Tomás Salas vierte en el preámbulo de la entrevista, y mostrar mi satisfacción por su reconocimiento hacia mi obra y hacia mi persona.

La entrevista puede leerse directamente, en la página de origen, pinchando en este enlace (o seleccionando dicho enlace, pinchando con el botón derecho y pulsando "abrir enlace"):

http://guadalpyme.es/francisco-ortiz-lozano-pasion-la-historia/



sábado, 17 de septiembre de 2016

Arturo Pérez-Reverte, "España vieja patria"

En diciembre envié un ejemplar de mi "España vieja patria", entre otros, al escritor Arturo Pérez-Reverte. Y el 25 de junio pasado me contestó con unas líneas, en las que manifiesta que lo ha leído y que lo ha incluido en su biblioteca, sin otra valoración ni comentario.



Por esto último, y aparentemente, podría entenderse desdén o que no ha sido de su agrado. Quizá. Pero hay que tener en cuenta, como es sabido, que Pérez-Reverte recibe a diario decenas de cartas por correo, envíos por e-mail y mensajes de twiter o por otros medios de internet. También me consta que le envían centenas de libros, continuamente. Así que, me quedo con lo positivo:

1) Que lo ha leído y que lo ha hecho con placer e interés.
2) Que lo incluye en su biblioteca de consulta, porque así lo "merece".
3) Que al menos ha tenido la educación de contestar, algo que, antes que él, solamente el rey había hecho.


Libro "España vieja patria": comentarios recibidos hasta la fecha

Hasta el día de hoy, recuerdo estas opiniones sobre el libro "España vieja patria".







18-12-2015
Rafael Sánchez Saus
Historiador, ex-rector, ex-decano; Sevilla:
"En 'España vieja patria' se estudia la nación con más vieja conciencia de serlo en Europa, la que por ello nunca tuvo necesidad de hacer ostentación de su singularidad. No es un libro de ocasión, urgido por estrategias editoriales o conveniencias académicas, sino un sólido volumen de 820 páginas, en las que el lector encuentra los hechos, documentos y razones que aseveran la antiquísima realidad de España".

18-12-2015
José Berdugo Romero
 Licenciado en Historia y en Derecho, doctorando en Prehistoria, académico de la Real de Historia de Antequera; Teba (Málaga):
"En 'España vieja patria' el autor esgrime una colosal batería de fuentes, que, desde los clásicos grecorromanos, pasando por los grandes sabios de la Hispania visigoda y por las múltiples crónicas medievales, evidencian lo obvio: la existencia de una comunidad ancestral de probado abolengo. Y lo hace con un manejo historiográfico y filológico propio de los más consumados especialistas, traduciendo directamente la lingua mater. No es una obra fruto de alguien anclado en un supuesto nacionalismo español, antivasco o anticatalán. Nada más lejos de la realidad. 'España vieja patria' es una loa a lo que nos une, desde el profundo respeto, conocimiento y amor a los idiomas, costumbres, peculiaridades y culturas de nuestros compatriotas vascos y catalanes, tan hispanos (o probablemente más) que cualesquiera otros habitantes de la piel de toro".

29-12-2015
"Unknown":
"Este autor impregna su libro de un toque docente, que hace agradable la lectura, a la par que fáciles de asimilar, de los textos históricos más complejos. Un tratado histórico que yo pondría en una cápsula del tiempo, para las generaciones venideras, por si en los desvanes del futuro se perdiera la esencia y la historia de este país, al que algunos todavía seguimos llamando patria".

 1-4-2016
Juan Benítez Belgrano:
"El trabajo de investigación realizado por Francisco Ortiz Lozano es de una gran calidad. Nos encontramos con una obra de gran calidad, que permanecerá en el tiempo y que aborda los temas con la profundidad propia de los libros especializados. Su capacidad para desarrollar los temas, junto con una racional cronología, hacen del libro una obra de consulta muy necesaria".

1-4-2016
Mariano Ledesma Hidalgo
Licenciado en Derecho, abogado; Málaga:
"Estoy conociendo cosas que jamás leí en ningún otro libro. Mi admiración hacia el autor va in crescendo, pese a reconocer que no es un libro para distraerse, sino para aprender. La bibliografía es apabullante".

3-4-2016
Pedro Luis Gómez Carmona
Periodista, ex-subdirector del diario "Sur"; Málaga:
"Ortiz utiliza un apabullante repertorio documental, de fuentes y crónicas antiguas y medievales, que se presentan al lector en forma bilingüe, con cuidadas traducciones al castellano y redacciones originales en latín e incluso en catalán medieval, lo que sin duda hace más atractivo aun si cabe este libro. Debería ser un regalo para los políticos patrios, especialmente para aquellos que quieren romper en mil pedazos lo que, aparte de ser una construcción de muchos siglos, es un sentimiento y un orgullo para millones de personas: España".

4-4-2016
"Dutronika":
"Un libro que, con apabullantes argumentos y textos extraídos de las crónicas, entra a fondo, persigue y consigue dejar absolutamente nítido que el origen y la esencia de España es milenario, y que los aires disgregadores son de cuño más reciente y están basados en ensoñaciones, en la distorsión de la historia y en la más burda manipulación".

19-4-2016
Eduardo López Pascual
Profesor, Cieza (Murcia):
(Su magistral intervención fue expuesta oralmente en el acto celebrado en dicha localidad, aunque no cuento con copia escrita.)

19-4-2016
Manuel Parra Celaya
Profesor; Barcelona:
"Francisco Ortiz Lozano nos ofrece a los catalanes y a todos los españoles una joya en forma de libro: ‘España vieja patria’, donde se puede observar, no sólo su fecunda labor como historiador, sino el amor y el dolor de España. Es un libro incómodo para la corrección política nacionalista o entreguista, (que intenta paliar) el cuestionamiento que tiene lugar entre los españolitos de a pie, a quienes se les ha hurtado nuestra propia historia desde las aulas escolares, con la ocultación, desprestigio, tergiversación, manipulación y visiones sesgadas y localistas. Así, los jóvenes –y una gran parte del pueblo español- son completamente analfabetos en historia; y los mayores, muchos de nosotros acaso, la hemos olvidado. Cada afirmación del libro viene sustentada, a pie de página, por el documento correspondiente. Que nadie espere encontrar un enfoque de exaltación patriotera, a la manera del supuesto nacionalismo español decimonónico, tan contrario a la propia esencia española. Si Ortiz derriba los mitos secesionistas de forma documentada, también derriba las visiones que han puesto un españolismo folclórico por encima de la españolidad".

28-6-2016
Justo Sánchez Arévalo
Torrox (Málaga):
"La obra la catalogo de magnífico tratado de la ciencia histórica, con el título inolvidable de 'España vieja patria'. Tan descomunal obra me ha sorprendido, pero era lo que buscaba. No comprendía el menosprecio de la sociedad hacia nuestro mundo y nuestra cultura. Pensaba que había que concretar; es decir, poner en su sitio de dónde venimos y quiénes somos los españoles, para proyectarnos mejor hacia el futuro, no cometiendo los errores del pasado ni del presente. El epílogo me parece magistral y precioso; se lee como una ensoñación. En cuanto al simbolismo del Toro, todo queda dicho en el libro. Nada que añadir. Más bien mostrar la necesidad de declarar el rito patrimonio inmaterial de la humanidad".

30-7-2016
Pedro Diego Gil López
Poeta, escritor; Cieza (Murcia):
"Acabo de terminar de leer su obra 'España, vieja patria', y me parece magnífica. Como siempre, la realidad supera a la ficción. Aseveraciones como que los vascos son los hispanos más auténticos, reducto de lo que fueron las tradiciones iberas, están perfectamente argumentadas. Creo que su 'España, vieja patria', será una obra de referencia para todos los que estimamos la verdad. La he leído con verdadero interés. Hay un desconocimiento generalizado de nuestra historia; se ignora, se manipula y se malinterpreta. Gracias a su libro se descubren las fuentes del pasado. Su labor divulgativa no tiene precio".

Opinión del escritor Pedro Diego Gil López sobre el libro "España vieja patria"

Pedro Diego Gil López, poeta y escritor de Cieza (Murcia), cuyas referencias pueden verse en la contraportada de su libro "El pergamino de Shamat", me remitió (el 30/7/2016) esta opinión sobre mi "España vieja patria":

"Acabo de terminar de leer su obra 'España, vieja patria', y me parece magnífica. Como siempre, la realidad supera a la ficción. Aseveraciones como que los vascos son los hispanos más auténticos, reducto de lo que fueron las tradiciones iberas, están perfectamente argumentadas. Creo que su 'España, vieja patria', será una obra de referencia para todos los que estimamos la verdad. La he leído con verdadero interés. Hay un desconocimiento generalizado de nuestra historia; se ignora, se manipula y se malinterpreta. Gracias a su libro se descubren las fuentes del pasado. Su labor divulgativa no tiene precio".







Cierta sensación de amargor: la invisibilidad de mi libro "España vieja patria"


Pasados nueve meses de la publicación de mi libro "España vieja patria", no puedo evitar cierta amargura, en cuanto a su difusión y conocimiento por parte del público lector de historia y del lector interesado por la vigencia de España como patria y como proyecto.



La clave está en el grave momento que vive España, en cuanto a su concepción como patria antiquísima, en cuanto a su desconocida historia y en cuanto a las nefastas fuerzas políticas que corroen su bimilenaria unidad. Y en el ninguneo de un libro que podría paliar en parte, al menos en una mínima parte, ese dislate.

Los documentos originales que rescato en mi "España vieja patria" son de una elocuencia y de una prolijidad tales, que yo pensaba que el libro iba a ser recibido con ilusión y afán de saber por parte del mundo de la historiografía, del mundo de los medios de comunicación, del mundo de los indignados, en la encrucijada en que se encuentra España, agredida y atacada cada vez más peligrosamente, e indolentemente, por el golpismo secesionista. Yo pensaba que iban a darle mejor acogida y facilitarle cierta difusión y propaganda. ¡No por mí ni por mi libro, sino por la urgente necesidad de que lo que en él se contiene sea conocido por tantos españoles, de buenos y patrióticos propósitos, pero tan desasistidos de ese conocimiento histórico! Lo dijo muy claro el catedrático de Historia Medieval, ex-rector y ex-decano Rafael Sánchez Saus, cuando manifestó que si este libro, en vez de escribirlo Francisco Ortiz, tan desconocido (y aclarando "¡Y digo exactamente este mismo libro, tal y como está escrito, sin cambiarle una coma!"), lo hubiera publicado cualquier autor de renombre, entonces cubriría los anaqueles de todas las librerías y habría tenido un enorme éxito.

Su difusión por las librerías no ha sido general: en la inmensa mayoría de ellas está ausente (sólo se ofrece por catálogo). Y no sé por qué ha hecho poca gracia. Y en las librerías en las que está, salvo honrosas excepciones (como la librería Quesada de El Escorial, la de Guareña o la librería Hermanos Sánchez, del barrio malagueño de la Cruz de Humilladero), le han sido negados los escaparates (ni siquiera lo han querido exponer ni una semana ni un solo día) y se encuentra en vitrinas casi siempre escondidas. ¿Miedo, escrúpulos, suposición de que se trata de algo políticamente incorrecto, a pesar de ser, como es, un libro de historia pura?

Lo que es evidente es que si el libro no se ve, ¡¿cómo va a venderse?!

Y que si el potencial lector no sabe que existe, ¡¿cómo va a comprarlo?!

A pesar de haber sido remitido a la mayoría de los medios de comunicación (un ejemplar, fotos, glosa...), salvo el artículo de Sánchez Saus en algunos diarios andaluces, anunciando previamente su salida y salvo la acertadísima alusión de Pedro Luis Gómez en "Sur" (que tanto agradezco), sólo el más cruel de los silencios ha caído sobre él. Ni siquiera los diarios, revistas y radios que supuestamente habríamos podido creer defensores de la unidad de España han tenido ni la más mínima educación de acusar recibo. Silencio absoluto.

Económicamente hablando, sólo me queda el consuelo de haber recuperado los varios miles de euros que hube de adelantar a la editorial, como aval, por gastos de impresión, edición y distribución. Por supuesto, mi trabajo de años, de consultas, viajes, estudio y redacción, por ahora es gratuito. Pero insisto: aparte de lo económico, lo triste es que una obra así, crucial como réplica contundente a las poderosas fuerzas descuartizadoras de la unidad de España, permanezca en el silencio.

Y que nadie se sienta obligado o en compromiso alguno. La llamada va dirigida sólo y exclusivamente a los medios de comunicación, a los distribuidores, a los libreros, al experimentado lector de historia y al lector comprometido con la idea de patria.